Cultivar una mente más clara precisa constancia y perseverancia, se requiere la intención de querer salir de la constante rumiacion dela mente , de  los pensamientos repetitivos y constantes ,en la que nos encontramos inmersos tantas veces.
Se instalan en nuestra mente y nos distraen de la experiencia de vivir el instante presente y nos deja muy pocos descansos para experimentar el silencio interior y descansar en el ser.

Tenemos aproximadamente unos 60.000 pensamientos diarios, y de ellos hay muchos que se repiten inevitablemente y que generan un diálogo mental que muchas veces tiene a llevarnos a preocupaciones a situaciones de futuro o a encallarnos en la imagen y en el pensamiento de experiencias vividas que nos sujeta al pasado.

Esta actividad mental nos ancla en la mente. Tendemos a no ser conscientes de que estamos pensando prácticamente todo el tiempo y con ello, nuestras acciones van guiadas de una manera inconsciente, alejados de la experiencia con el resultado de agotamiento mental y físico.

Con la práctica del mindfulness tomar conciencia de estos pensamientos y  comportamientos automáticos para tener una mayor posibilidad de tomar decisiones que nos aporten mayor equilibrio y bienestar..

 

La atención plena se cultiva tanto en la vida diaria , en actividades cotidianas donde ponemos la atención y la conciencia en lo que estamos haciendo (  paseo, desayuno, conducción…) y también a través de la  práctica de la meditación. Nos permite entrar en espacios de quietud del funcionamiento de la mente y volver a nuestros sentidos y la acción consciente.

Serenarnos para conocer nuestros pensamientos que  son sólo eso, un pensamiento .
Ponernos al servicio de la intención de estar presentes, viendo y viviendo la experiencia del momento, no aferrarse a la mente.P restar atención consciente de forma deliberada, en el momento presente y sin juzgar.

¿Cuántas veces somos capaces de parar en nuestra actividad diaria?
Prestar atención a lo que sucede sin querer cambiarlo, observando que está ocurriendo, que sensaciones tengo, que estoy sintiendo… la práctica del Mindfulness nos lleva a la acción más consciente…

La puerta de acceso al momento presente y a un nivel de consciencia superior, fijar la atención en el todo más allá de nuestra mente que englobe una mirada consciente a los pensamientos, a las sensaciones y a las emociones del instante presente.
La meditación en Mindfulness nos permite centrarnos en nosotros mismos, alejar el ruido mental, buscar momentos de paz y serenidad